';
El orgullo LGBTQI y los derechos humanos – Políticas de alto impacto

Los aspectos de derechos humanos son percibidos como importantes durante los eventos del orgullo LGBTQI, de acuerdo a las respuestas del 97% de los organizadores de estos eventos que participaron en una encuesta de InterPride. Al mismo tiempo, sólo el 31% está satisfecho con el impacto de las actividades relacionadas con los derechos humanos durante sus eventos. Éstas cifras muestran que hay un margen de oportunidad para mejorar. Sin embargo, el hecho de abordar el tema de derechos humanos por sí solo, no es suficiente para lograr un impacto duradero.

En años recientes hemos visto varias formas de integración de los derechos humanos en los eventos del orgullo LGBTQI. En el occidente, los eventos grandes muestran solidaridad al invitar sus eventos a activistas que viven en lugares hostiles. Otros muestran solidaridad al hacer declaraciones públicas y caminar con consignas en los desfiles. Éstas muestras de solidaridad son importantes, pero es cuestionable cuánto impacto tienen en las vidas de aquellos que se sienten presionados por el ambiente homofóbico en el que viven.

Para los eventos del orgullo que desean seguir siendo relevantes para el público y para las autoridades, es importante poder mostrar el impacto medible de los programas de derechos humanos durante las actividades de sus eventos. Un mero guiño de solidaridad no servirá.

En 2009, el Amsterdam Pride decidió apoyar el debate sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en los Estados Unidos de una manera muy significativa. Se estableció un plan para casar a cinco parejas del mismo sexo durante el desfile, una de ellas con la nacionalidad holandesa y otra con la nacionalidad estadounidense. Al hacer esto, se sumaron argumentos adicionales al debate en los Estados Unidos. Incluso si los Estados Unidos no introducen un derecho nacional a los matrimonios del mismo sexo, no significaría que los estadounidenses no podrían casarse con su misma pareja. Con el fin de crear una cobertura de medios para transmitir el mensaje, el entonces alcalde de Amsterdam, Job Cohen, patrciciò en las bodas. Cohen también fue el Secretario de Estado responsable de la implementación del matrimonio entre personas del mismo sexo en los Países Bajos, el primer país del mundo en legalizar el matrimonio gay. Boris Dittrich, uno de los miembros clave del parlamento y uno de los principales impulsores del matrimonio entre personas del mismo sexo junto a un grupo diverso de hombres y mujeres, fueron testigos del evento. Ésta acción no sólo recibió mucha atención de los medios, sino que también añadió argumentos adicionales al debate sobre la igualdad en el matrimonio entre personas del mismo sexo en los Estados Unidos.

Este ejemplo muestra que el impacto emancipatorio durante los eventos del orgullo LGBTQI requieren preparación, estrategias y pensamiento creativo. Encontrar las cinco parejas del mismo sexo no fue fácil y requirió de algunos argumentos convincentes. Para poder celebrar los matrimonios del mismo sexo durante el desfile se requirió de una gestión especial. Involucrar al alcalde con su experiencia a favor de la comunidad atrajo más la atención de los medios, y la selección de los testigos específicos fortaleció el mensaje. Todo esto fue necesario para alcanzar un objetivo clave: apoyar el debate en los Estados Unidos sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Conga Havanna (C) Frank van Dalen

El politólogo holandés, Ronald Holzacker, en 2011 describió a éste tipo de activismo de estrategias dentro de la comunidad LGBTQI como una política de alto impacto. Acentúo que para éste tipo de activismo, la abogacía, la atención de los medios de comunicación y la visibilidad de la comunidad a través de eventos masivos, van de la mano. Los organizadores de los eventos del orgullo son mejores que cualquier otra persona dentro de la comunidad capaz de llevar a un gran número de personas a las calles. El apoyo de los participantes y de los espectadores para una participación más alta en los eventos emancipatorios es clave para un impacto real. Los aplausos de miles de personas durante las bodas no pasaron desapercibidos. Sin embargo, los organizadores, pueden optimizar su trabajo colaborando con los movimientos defensores del sector. A pesar de que los organizadores planifican y ejecutan los eventos, las organizaciones defesnosaras de derechos saben cómo ejercer presión para lograr cambios en las leyes. Unos años después de los matrimonios, los organizadores del Amsterdam Pride hicieron que grupos de jóvenes LGBTQI ingresaran a un bote del Ministro de Educación, con el fin de satisfacer su demanda para garantizar su seguridad en las escuelas. El mensaje fue cuidadosamente preparado, entregado y persistido por el movimiento de incidencia. Los organizadores del Amsterdam Pride se aseguraron de que todo se llevara a cabo durante el desfile de manera oportuna y segura frente a la prensa, que incluía canales de televisión.

Crear eventos emancipatorios, significativos y duraderos durante un desfile del orgullo requiere de trabajo, pensamiento creativo, estrategias y colaboración. El hecho de simplemente mostrar solidaridad no es suficiente. Al definir las tres piedras angulares de un proyecto de derechos humanos impactante en un evento del orgullo LGBTQI, se pude lograr una diferencia duradera. Los eventos masivos, la visibilidad de los medios y la promoción van de la mano y se fortalecen mutuamente. Para los organizadores de los eventos del orgullo esto significa que tienen que buscar la colaboración con los defensores de los derechos LGBTQI. Para los grupos defensores de derechos, significa buscar la colaboración y la comprensión del rol y del impacto que los eventos del orgullo pueden tener. Convertir el orgullo en un mecanismo para mejorar la situación de las personas LGBTQI aumentará la relevancia del evento, fortalecerá el apoyo a los eventos del orgullo entre nuestra propia comunidad, aliados directos y las autoridades, y marcará una diferencia significativa en la vida de los demás. Al final, el impacto es lo que cuenta.

Comments